Centro de Gobierno, o cómo romper “compartimentos estanco”

“Modernizar el Estado” ¿es Integrarnos a la OCDE?

“Modernizar el Estado” ¿es Integrarnos a la OCDE?

Los informes de la OCDE han sido claros en señalar lo que todos sabemos: nuestro sector público, tal como está, no ayuda a encarar con sostenibilidad la promoción del crecimiento inclusivo, en gran parte porque no hay claridad respecto de la conformación y funciones de un eficaz Centro de Gobierno.

¿Qué es el Centro de Gobierno?

Es el núcleo de la toma de decisiones en el Poder Ejecutivo. Apoya al jefe de gobierno (en nuestro caso, al Presidente de la República) en la conducción y coordinación de la ejecución de las políticas de Estado.

Para conocer un poco más acerca de lo que significa el Centro de Gobierno puedes revisar: ¿De qué hablamos cuando hablamos de centro de gobierno?

El centro de gobierno es crucial para definir la estrategia general y garantizar el uso eficaz de los recursos públicos. Con respeto a la política fiscal, procura que las medidas que sean adoptadas en todos los niveles de gobierno, respondan a la visión estratégica y al plan de desarrollo nacional. Da cuenta de los resultados que las políticas ofrecen para las personas y las empresas, con eficacia y eficiencia.

¿Hay un Centro de Gobierno en nuestro país?

En una estructura estatal como la diseñada por la Constitución peruana, si bien la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) debería liderar el centro de gobierno, la diversidad de responsabilidades y organismos que la componen diluyen dicho liderazgo y mengua su poder de actuación. Por otro lado, diversas instituciones (MEF, CEPLAN, Secretaría de Descentralización, SERVIR, Secretaría de Gestión Pública, entre otras) comparten funciones clave del rol de Centro de Gobierno que podrían estar reunidas en un solo núcleo.

Tal como está organizado el atomizado centro de gobierno impide una coordinación permanente y estratégica de políticas y prioridades con la PCM. A ello hay que añadir los bajos niveles de planeamiento y coordinación, tanto entre los organismos del Poder Ejecutivo nacional, como entre el Ejecutivo nacional con las instancias de gobierno subnacionales.

¿Y qué se podría hacer?

El informe de Gobernanza Pública de la OCDE propone una serie de medidas (ver documento: Recomendaciones para el Centro de gobierno) (LinK).

Para ejecutarlas se requiere tomar decisiones complejas y romper tradiciones o culturas institucionalizadas. Allí está el gran reto.

5 cuellos de botella que debemos resolver para acometer el reto

  1. Resolver la bicefalia PCM – MEF en el liderazgo del Centro de Gobierno. Significa romper con una tradición de protagonismo individual y poca coordinación. Este puede ser uno de los factores más difíciles de resolver: pensar en la finalidad pública entes que en el “fuero institucional”.
  2. “Adelgazar” la PCM. Implica concentrar funciones, fusionar o disolver secretarías u organismos públicos y traspasar comisiones no prioritarias a los sectores, para concentrarse en lo importante. Menos es más.
  3. Inocular la cultura de la planificación estratégica y territorial. ¿Tenemos prioridades nacionales mandatorias?, ¿Cómo promover que los sectores las reconozcan a la hora de planificar y presupuestar?.
  4. Compartir responsabilidades con el Legislativo. Hay decisiones que necesitan ser articuladas a través de una Ley. El acuerdo político será clave.
  5. Reformular la relación con los niveles sub-nacionales de gobierno. ¿Cómo conciliamos la clásica dicotomía entre la planificación que busca resolver los problemas esenciales de las personas (agua, saneamiento), con la autonomía política y económica de los gobiernos regionales y locales?

El debate está servido.

 

Deja un comentario

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS