Planificación estratégica y la OCDE: ¿Hacia donde vamos?

La mejora de la planificación estratégica en la gestión pública es un elemento del desarrollo nacional que el diagnóstico realizado por los estudios del Programa País de la OCDE ha identificado como una de las más importantes prioridades por atender.

Definir objetivos estratégicos que guíen los esfuerzos del país para cerrar las brechas de desigualdad y mejorar los resultados en la provisión de servicios que atiendan las necesidades de la población de cada región, es uno de los retos que el país debe acometer, con una visión territorial.

Que estos objetivos sean definidos de  manera clara y medible, es tan importante como el establecimiento de procedimientos de seguimiento y la evaluación; pues la carencia de instrumentos y capacidad para medir el desempeño de las estrategias del desarrollo y el avance de la descentralización, han sido detactados como serias limitaciones que deben ser superadas. Sólo así se podrá cambiar de rumbo, a tiempo, cuando los resultados no se están cumpliendo satisfactoriamente.

¿Cuales son los problemas que impiden una planificación sólida?

El documento del Programa País  resalta, en forma clara y meridiana, tres inconsistencias:

  1. La base del sistema y la arquitectura de las instituciones de la planificación en el Perú es confusa y no señala quien asume el liderazgo. Diferentes actores con diferentes roles interactúan entre sí, utilizando distintas metodologías y marcos de tiempo.
  2. La inexistencia de un Plan Nacional de Desarrollo a largo plazo afecta la capacidad de toma de decisiones estratégica del Estado.
  3. La relativa fragilidad institucional del Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (CEPLAN) dificulta la coordinación de políticas públicas en el país. Tiene una serie de importantes funciones, pero no los recursos ni la fuerza política frente a las demás instituciones del Estado para ejercerlos.

En ese orden de ideas, el documento plantea un conjunto de acciones, entre las que podemos resaltar aquellas que podríamos considerar como “urgentes”:

♦ Utilizar la prospectiva estratégica y el horizonte de largo plazo para informar la planificación, como elementos clave para tener claridad respecto de saber a donde nos dirigimos como nación.

♦ El gobierno central (en forma específica la PCM y el MEF, Juntos) podrían conducir el proceso de identificar un conjunto de objetivos estratégicos a largo plazo, para informar los objetivos estratégicos a medio plazo y la programación en el Plan Estratégico de Desarrollo Nacional (PEDN) a cargo del CEPLAN.

♦ Aprovechar las contribuciones que ya han sido trabajadas por todos los sectores representativos de la sociedad, como por ejemplo el Acuerdo Nacional, para aumentar la utilidad de este ejercicio.

♦ Fortalecer al CEPLAN con influencia política que le permita hacer que se cumplan las actividades del Sistema de Planeamiento.

Estamos dando los pasos correctos para acometer estas importantes tareas?

Usted que piensa?

 

 

Deja un comentario

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS